Casa Argentina del Basquetbol

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Historia Jugadores en el Recuerdo Cisneros Carlos Alberto

Cisneros Carlos Alberto

Una flecha en la cancha: el santiagueño Cacho Cisneros

Fotografía: : Dribbling raudo de Carlos Alberto Cisneros en la semifinal Córdoba-Santiago del Estero del Campeonato Argentino de 1954. Lo captó Juan Vázquez, de "El Gráfico".

Al término de los segundos Juegos Panamericanos de México D. C. 1955, el periodista Carlos Fontanarrosa hizo un balance de la gran actuación de Argentina en básquetbol, ganadora de la medalla de plata luego de haber vencido a los norteamericanos, en la revista "El Gráfico". La tituló "Saldos y retazos". Allí "Fontana" le dedicó un subtítulo con un párrafo especial a "Los jugadores y la inclusión de Furlong":

"Un hermoso gesto, de esos que hay que publicarlos en letras grandes y que nadie debe dejar de leer. Moléstese usted un poco más lector y entérese de esta ejemplar decisión.

Se recibió la noticia de que Furlong integraría el equipo por decisión de la Confederación Argentina de Deportes. Había entonces que dejar un lugar para él. De Buenos Aires fueron 14 y no se podía pasar de esa cantidad. Había que sacrificar a alguno. Triste misión y desagradable.

Enterados los jugadores de la situación, se reunieron y ofrecieron -cada uno de ellos- su puesto para que fuera ocupado por Furlong. Salvada la situación por esa generosa conducta, los entrenadores decidieron que fuera el joven santiagueño Cisneros quien debía dejar el puesto. Razones técnicas así lo indicaban y, en lugar de llorar su exclusión, Cisneros declaró públicamente que dejaba su puesto orgullosamente a un gran jugador, sabiendo que de esa manera ayudaba al equipo y a sus compañeros. En fin, que terminó a los abrazos lo que pudo finalizar con gestos hoscos".

Este hecho es la mejor presentación para Carlos Alberto Cisneros, "Cacho", un emocionante retrato de su calidad humana y de su hidalguía deportiva.

Lo que sigue es otra elaboración generosa del periodista santiagueño Roberto Eduardo Vozza, quien realizó su evocación para esta columna.

Dicen las memorias que Mario Futen en Santiago del Estero Capital y Rómulo Castro en La Banda fueron los introductores y promotores del básquetbol en la provincia, un deporte que en sus albores de 1922 recaló inicialmente en recoletos círculos sociales alternados por la clase media. Por sus notorios avances, más el acicate del primer título argentino logrado en 1937, se popularizó y comenzó a extenderse a los barrios.

En el contexto social tuvo una particularidad democrática: lo practicaban hijos de ricos y pobres, de criollos e inmigrantes. El fútbol, en cambio, se había concentrado casi excluyentemente en las clases más populares.

Repárese en este dato: en 1960 había 23 clubes de básquetbol oficializados dentro de la Federación Santiagueña, cuando entre Santiago y La Banda -donde la actividad deportiva estaba centralizada- residían alrededor de cien mil habitantes. Escenarios para el básquetbol comenzaron a aparecer por todas partes. Se multiplicaban como hongos.

Así y todo, algunas entidades desaparecieron por diversas circunstancias como el caso de Olimpia, un club de ascenso que había surgido por iniciativa de un grupo de jugadores veteranos en el Pasaje Figueroa, que tenía escasos cien metros de extensión entre la avenida Belgrano y la calle 24 de Septiembre. Su existencia fue efímera porque, a fines de 1949, el terreno que ocupaba -de céntrica ubicación- se vendió para la construcción de viviendas. En ese ya desaparecido Olimpia inició su carrera deportiva el protagonista de hoy: Carlos Alberto Cisneros, a quien apodaban "Cacho".

Era un rubiecito de ojos celestes, delgado, pintón, nacido el 24 de noviembre de 1933 y que vivía en las cercanías. Hoy se lo recuerda como uno de los delanteros más veloces del básquetbol santiagueño, discutiéndole el sitial al olímpico Arturo Ruffa.

Sin club, Mario Alberto Jiménez lo incorporó al por entonces imbatible Santiago B. B. C., donde jugó a la par de los también olímpicos Rafael Lledó -será su ídolo y espejo- y León Martinetti, más Dardo Reynoso y -todavía calzándose los cortos a despecho de su veteranía- "Mocho" Chazarreta, el padre del doctor Gustavo.
Con los nombrados, y junto a su sobrino Héctor y Carlos Rodríguez, se consagró campeón oficial local en 1951 y 1952. En 1954 reconquistó el título, pero esta vez con la inclusión de los hermanos Adolfo "Aduco" y Orlando "Chichí" Trejo. Chazarreta ya había dejado de jugar y Lledó estaba enfermo.

A partir de entonces el monopolio de invencible que tenía el Santiago B. B. C. tuvo dos nuevos pretendientes: el Inti de Paco Barrientos y Tito Saad y el Juventud del Amo Tulli y Benja Arce.

Además de nuestro deporte, Cisneros jugó simultáneamente al fútbol como puntero derecho en el Club Atlético Santiago, institución también desaparecida que fue el tronco histórico de este deporte en la ciudad.

Las cualidades de Cisneros ya eran reconocidas en el básquetbol: velocidad, pujanza y efectividad. Había surgido un nuevo gran complemento para el juego del prócer Rafael Lledó. Quienes recuerdan ese tiempo aseguran que Cacho tuvo en el Chafa a su maestro y guía dentro de la cancha.

Paco Barrientos, memoria bíblica del básquetbol santiagueño, quien fue compañero de ellos en la Selección local, los evoca: "Jugaban de memoria. Cacho metía goles por las cortadas y precisas asistencias que, aprovechando sus raudas entradas, le proporcionaba el Chafa".

En 1953 jugó por primera vez el legendario Campeonato Argentino por Santiago del Estero. Se realizó en Viedma, Río Negro, y el escenario se levantó en el Cerro de la Caballada. Fue allí donde los santiagueños comenzaron a conjugar un terceto ofensivo inolvidable: Carlos Alberto Cisneros, Rafael Lledó y José Domingo Barrientos.

Una aleación perfecta de virtudes para jugar bien. Velocidad y precisión. Ocuparon el sexto lugar del campeón Capital Federal. Al año siguiente, en 1954, con la conducción técnica del ex internacional Raúl Saturnino Sánchez, se los vio otra vez en la edición llevada a cabo en Córdoba. El lucimiento fue corregido y aumentado. Carlos Fontanarrosa destacó en la revista "El Gráfico" a "... los mejores y más brillantes atacantes del torneo" y contó esta anécdota:

"Atacan Cisneros, Lledó y Barrientos, unos delanteros trenzadores, que se cruzan a velocidad impresionante, amagan el tiro y vuelta a pasarla. Lledó se elevó diez veces en el aire como si el tiro se fuera de las manos hacia el cesto... y vuelta a darla a Barrientos o a Cisneros. Un santiagueño le grita: -¡Che ¡No muevas tanto la pelota que va a llegar estúpida al aro!".

La cancha de Belgrano asistió a un memorable duelo con el Santa Fe de Lozano Peralta y Parizzia por la zona "C". Santiago del Estero con dicho trío, más Jorge Saad y León Martinetti en la zaga, cumplió una actuación extraordinaria y ganó 61-58 en tiempo suplementario (miércoles 3 de febrero).

Fue una acabada demostración de juego lujoso y matemático, sin errores, que mereció este párrafo ampliado de Fontarrosa en su revista: "Ellos tres pusieron a Santiago en la boca de todos por el endiablado, rapidísimo ataque, que en sus momentos fue el más brillante de los equipos participantes".
Pero perdió 54-50 la semifinal con el local y luego campeón Córdoba (sábado 6) y terminó cuarto, porque también cayó 50-49 con Corrientes por el tercer puesto (domingo 7).

Ese mismo 1954 participó con Santiago del Estero en el torneo que la Confederación Argentina hizo disputar en Buenos Aires (Luna Park y San Lorenzo de Almagro) entre agosto / septiembre para celebrar los 25 años de su fundación.

Participaron los cinco primeros de ese Argentino realizado en enero / febrero en Córdoba. Compartieron el cuarto puesto con Corrientes, con una victoria y tres derrotas. Porteños y santafesinos igualaron el primer lugar (3-1) y los cordobeses fueron terceros (2-2).

Lo que Cisneros no pudo concretar a último momento en los Juegos Panamericanos, ser jugador internacional, se hizo realidad en el mes de agosto de 1955 cuando Jorge Hugo Canavesi lo llevó al 16° Campeonato Sudamericano de Cúcuta, Colombia.

Compartió el plantel con Osvaldo Aldunate, Juan Barea, Horacio Colombo, Felipe Fernández, Oscar Furlong, Juan Gazsó, Ricardo González, Adolfo Lubnicki, Rubén Pagliari, Edgard Parizzia, Orlando Peralta, Carlos Vasino y Roberto Viau. Terminaron en el cuarto puesto del campeón Brasil, con cinco triunfos y tres derrotas.

La campaña, en un torneo que se jugó por puntos, todos contra todos, fue la siguiente: 44-33 a Ecuador, 71-53 a Perú, 45-42 a Colombia,l 45-63 con Brasil, 50-53 con Paraguay, 80-62 a Venezuela, 57-56 a Uruguay y 59-65 con Chile.

"Una persona bárbara", fue lo primero que resaltó el "Negro" González, el gran capitán de los campeones mundiales del '50, evocando a Cacho Cisneros, quien fue compañero suyo en la Selección Nacional. Y completó: "Como todos los santiagueños, trataba de imitarlo y -verlo en la cancha- traía de inmediato el recuerdo del Chafa Lledó. De apariencia cansina, pero muy rápido en el juego. Venía muy seguido a nuestras comidas de Palermo..."

Tras un fugaz paso por Comunicaciones de la Capital Federal en 1954, Cisneros retornó al Santiago B. B. C. en 1956, pero ya con el pensamiento de retomar la continuidad de sus estudios de ingeniería en la facultad de Córdoba. Por ello, en 1957, se radicó en la Docta de manera definitiva.

Se incorporó entonces a Universitario de Córdoba. Allí, fue campeón en 1962 del Preparación y del Campeonato Oficial de la Asociación Cordobesa estando en el plantel el luego médico Gustavo Adolfo Chazarreta (hijo), el hoy periodista Juan Daniel Cisneros y el goleador catamarqueño Felipe Julio Hausberger, que lo fue del Argentino de Santa Fe 1958 con 24,4 puntos de promedio. En 1963 la "U" cordobesa repitió esos lauros, aunque ya sin Cacho en el equipo.

Después de sus participaciones de 1953 y 1954 en el Campeonato Argentino con Santiago del Estero, Cisneros jugó el de 1960 por Córdoba en La Pampa (Santa Rosa y General Pico) junto a Marcelo Alberto Farías, Hugo Roberto Olariaga y el Tony Tozzi. Finalizaron en el sexto lugar.

Había retomado, efectivamente, sus estudios de ingeniería, pero llegó a cursar hasta tercer año al haber ingresado a la Municipalidad de la capital cordobesa y luego a Agua y Energía Eléctrica de la Nación. En esta empresa se desempeñó en Recursos Humanos, Relaciones Públicas e Institucionales hasta la jefatura de Capacitación del Centro y Norte del país. En 1964 virtualmente había dejado de jugar.

Cisneros mostró, paralelamente al deporte, su cultura general, su afición por escribir frecuentemente en el diario santiagueño "El Liberal" y en la revista deportiva cordobesa "Estadio" y su inclinación política. Militó en el Justicialismo de Córdoba, habiendo sido estrecho colaborador del gobernador doctor Ricardo Obregón Cano. En su gestión ocupó la Subsecretaría de Gobierno. Con posterioridad fue también asesor del actual mandatario provincial doctor José Manuel de la Sota.

Como corolario, en 1999, Cisneros escribió un libro: "Tres líderes". Allí describió como nadie a Rafael Lledó, y trazó las semblanzas del nombrado político Ricardo Obregón Cano y del ingeniero Juan Nicolás Petroni, constructor de importantes obras hídricas en el país.

Cisneros falleció en Córdoba a fines del 2002. Sobrellevó con gran fortaleza anímica su enfermedad terminal que hizo crisis durante mucho tiempo. Las cenizas de sus restos fueron reinhumadas en Santiago del Estero. El 26 de enero de este año, en un homenaje a los basquetbolistas santiagueños campeones de todas las categorías y de todos los tiempos, se esparcieron en el Monumento al Básquetbol levantado junto al playón del Parque Aguirre, frente al río Dulce, escenario del Campeonato Argentino de 1968 ganado por Santiago del Estero. Fue un emotivo e inédito testimonio del cariño que Cacho Cisneros siempre sintió por su tierra.

Fue su legado, seguro que sí, a esa convocatoria del poeta nativo cuando pregona en una chacarera: "La vida me han prestao y tengo que devolverla / cuando el Creador me llame para la entrega / Que mis huesos, piel y sal abonen mi suelo natal..."

 

FUENTE: Webasketball por Osvaldo Ricardo Orcacitas - ORO

 

 

Recibir Boletines



¿Acepta HTML?

JoomlaWatch Stats 1.2.9 by Matej Koval

Próxima Actividad

Noche de los Museos

Noche de los Museos 2009

Apertura a las 20 hs  del Sábado 14 de Noviembre

Más Información (Click Aquí)